Desde las telarañas mentales

2:41 de la mañana. Moqueo constante, un leve dolor en las piernas que se siente cada que se las voltea a ver; además, una senación molesta, muy molesta de que la vida se va, se escurre inútilmente por quién sabe dónde. Y las tareas quedan pendientes para un luego que es un nunca prematuro. Hay trabajo para entregar mañana (bloody work!), pero quién se apura de ello, parece que nadie, y las telarañas siguen proliferando mientras escribo automático y me rindo a las seducciones del internet [para qué rayos escribir un maldito párrafo en la web, un maldito párrafo en medio de tantos millones de malditos párrafos, no lo sé, pero lo estoy haciendo] . Ya. Nada más era para probar, quizá mañana me paguen por escribir esta tontería, por participar en esta versión web y escrita de un reality show. Diarios para todos, señores, diarios para todos. Que la intimidad quede rota, que se olvide que alguna vez existió; seamos todos unos exhibicionistas de nosotros mismo (sarcasmo moralista). Al fin qué importa. Es un mito eso de que todos te vean. Porque todos es nadie y nadie no es ni siquiera uno. Eso de que todos te ven es un mito, sí un mito. Y etcétera.

Comments

Luis Manuel Paz said…
Muy chido eso de todos somos nadie. Por eso se escribe, ¿no? Para que algún día todos nos lean
R.B. said…
04:14am Insomnio, leve dolor de cuello, la misma sensación de la vida tan escurridiza. Las mismas pocas tareas pendientes.
...Wow, no había leido detenidamente el final Cortaziano/Barthesiano de tu primer post.

Popular Posts