De telenovelas y terrorismo multidimensional

Publicado el Miércoles 2 de Febrero de 2005 en el periódico Cambio de
Michoacán
para la sección de E l l i b r e r o.
------------------------------



¿Qué queda hacer cuando con cada respiro se alimenta un tumor cerebral, que es como un Sea monkey, o como una pelota de pin-pon (y no como pelota de golf)? Lo único es comprar un boleto de avión, y llegar a la Ciudad de México (actually known as "D.F."), para encontrarse con ella, una de las tantas marías que abundan en este país de picante, charros, lucha libre, y telenovelas. Luego… welcome to hell.

El argentino Rodrigo Fresán, inspirado en las complejidades innatas de una ciudad como la capital del país, escribe Mantra -su tercera novela- una historia alucinante que convoca en sus páginas las voces de vivos y muertos (y más de los segundos que de los primeros, por que México es un país donde la muerte tiene un trato peculiar); imágenes de ficción y realidad; crónica de viaje, cuento, y epígrafes como átomo narrativo. Todo en una novela que parece traída de los jardines más profundos del mundo psicodélico y alucinatorio posible, con guiños a personajes beats como la mismísima Joan Vollmer platicando desde un inframundo azteca-pop donde las parcas al estilo Posadas nunca dejan de cantar, o como William Burroughs, míster cut-up, vagando por las calles.
Y luego la entrañable María-Marie (que no es ninguna mujer beat), mitad mexicana mitad francesa; mujer desmemoriada, misteriosa exploradora de las realidades alternas, y las dimensiones desconocidas (como la Twilight zone), y de todas las otras posibilidades que permita la Quantum theory (esa que Hawkings, entre otros, receta cesudamente con la frase "el universo en una cáscara de nuez") que Marie identifica, define, y explica con la "teoría de las piscinas" y lleva a la práctica con el "terrorismo multidimensional de las piscinas".

Pero sobre todo, Martín Mantra, la sombra de un dios del tipo big brother orwelliano, solamente que en una versión mexicanizada y con la ambiciosa misión de filmar la novela infinita, aún a costa de tener que masacrar en un incendio a la familia completa.

Nota: leer Mantra con la idea de un encuentro de lucha libre en la cabeza.

Comments

R.B. said…
Lo haré, algún día lo leeré, con esa idea en la cabeza.

Popular Posts