Palabras

Desearía que las palabras llegaran al menos una vez. Las usaría para decir lo que siempre he querido. Pero en vez de eso sólo queda el pensamiento en un ensayo ocioso de las posibilidades que permitirían esas palabras. Y lo más burdamente cercano es un escrito sobre el deseo de que aquellas palabras lleguen. Y el sometimiento a esa conjeturación de posibilidades termina siendo un ejercicio que quizá lleve a encontrar las palabras que la mano espera para escribir esa historia imposible que no es de alguien o algo, porque sólo es. Pero hay cosas que no se pueden escribir. ¿Pero será eso cierto? ¿Habrá cosas que no se pueden escribir?. O como dijo Barthes alguna vez: "¿Estaremos condenados al adjetivo? ¿Estaremos reducidos al dilema entre lo predicable y lo inefable?". No sé.

Comments

R.B. said…
Eso último: NPI

Popular Posts