Últimamente los sueños vienen más seguido. A M le sorprenden las luchas que pueden sucederse para pasar del sueño a la vigilia. Como cuando se es consciente de que se está teniendo una pesadilla.

Tratar de regresar a la vigilia le ha costado a M hacer un poco el ridículo. Ha soñado que va en un autobús, frente a él unas chicas con las que (no sabe cómo) ha establecido una cierta complicidad. Los pasajeros del autobús se burlan de alguien. M y las compañeras cómplices de M se indiganan por ese comportamiento. Al mismo tiempo ocurre que M comienza a cabecear de sueño. Ve un letrero en la carretera: "Ruas baixas". Trata de no ser grosero con sus compañeras de viaje a causa de su inevitable cabeceo, pero es difícil evitarlo. Cabecea. Odia cabecear. Lucha por no cabecear. Su cuello no responde. Comienzan a salir ruidos raros de su boca. Se duerme y quiere despertar. Después de un sobresalto lo logra. Y le da curiosidad el hecho de que sus compañeros de viaje, la carretera, los anuncios, y todos los demás detalles, hayan sido en sí mismo un sueño. A M le da pena el ridículo que ha tenido que hacer por despertarse. Se pone a escribir y los ojos comienzan a querersele cerrar de nuevo. Todos los demás pasajeros del autobús van dormidos.

Agosto. 12:15pm, asiento 21. Autobús Continental, rumbo a Granada.
(Con dolor de cuello y estómago)

Comments

Popular Posts