Nuevamente Paul Auster, vaya descubrimiento; un escritor impresionante. Quizá el párrafo que está aquí no diga nada, pero es un fragmento de una secuencia admirable de proyecciones hacia dentro y hacia fuera del texto. Definitvamente, recomandable un clásico como Trilogía de Nueva York.



"Se siente como un hombre que ha sido condenado a sentarse en una habitación y a continuar leyendo un libro el resto de su vida. Es bastante extraño, estar vivo solo a medias en el mejor de los casos, ver el mundo sólo a través de las palabras, vivir sólo a través de las vidas de otros. Pero si el libro fuera interesante, quizá no sería tan malo. Podría dejarse atrapar en la historia, por así decirlo, y poco a poco empezaría a olvidarse de sí mismo. Pero ese libro no le ofrece nada. No hay argumento, ni trama, ni acción, únicamente un hombre sentado solo en un cuarto escribiendo un libro".

Por cierto, una pregunta: cómo es que se siente el escritor (o quizá sea mejor decir, el escribidor). Habría que desarrollar toda una descripción diferente. Es seguro: los casos nunca son los mismos, tienen versiones análogas por metáfora o metonimia, pero nada más. Nada es igual. Creo.

Zapatero a su zapato, critógrafo a su criptograma, pretencioso a sus pretenciones.

Comments

R.B. said…
Yo por eso digo puras estupidezes

Popular Posts