Cada año se refuerza más una intuición que nació en mí hace mucho. Todo parece indicar que soy un tipo terriblemente pasivo, un antiejercicio. Lo mejor que puedo hacer, en la tónica del deporte, es caminar. Y eso siempre termino por hacerlo debido a dos razones: o no tengo dinero o me da una pereza enorme investigar sobre las líneas de transporte público (cosa a parte es el metro, el metro siempre me ha parecido algo singularmente fascinante). Esa vocación no deseada por la caminata me ha permitido conocer algunos de los mejores lugares de mi vida. Agradezco a este ejercicio involuntario ciertos jardines, algún museo, numeradas plazas, incluso uno que otro encuentro con gente inolvidable. Vaya, algo de bueno tenía que haber en no ser un atleta asediado por top models. O bueno, no sé.

***

Pues hasta ahora todo parece indicar que sí... (escribo con una aparente calma, pero por dentro experimento no sé qué estado extraño de vértigo y desorientación): voy a ver cantar a Björk en unos días (espero que no me atropellen o algo así, antes de ese día).

Comments

R.B. said…
Sí, yo también tengo años sin hacer ejercicio, igual por huevón, no diría que por antiejercicio porque de verdad me gusta y entonces ¿por qué chingados no hago ejercicio? Yo creo que mi problema es psicológico, de hecho ya tiene muchos meses que vengo pensando y en gran parte “Aunque Usted No Lo Crea” es por mi familia, sería muy gratuito llegar a la conclusión de que mi familia es gran parte de mis pedos sin comprenderlos completamente, pero neto que algo me dice que sí.. En fin. Yo también ejerzo el humilde oficio y extraño arte de caminar, más ahora que estoy leyendo Amuleto, ya vez como Bolaño y sus cuates eran sombras errantes en los desiertos del Distrito Federico a las 5 de la mañana. Yo lo ejerzo por las mismas razones que tú, por no tener dinero para un taxi, mucho menos para un carro personal e igual por… bueno más bien yo si investigo sobre las rutas pero mi patente desorientación y cualidad de despistado cabrón… ¿en que iba? A sí, hacen que se me olviden y me da pena andar preguntando a cada rato. También he visto en otras personas esa fascinación por el metro y yo no se por qué, tal vez yo no la sienta porque viví en El Infierno y al contrario me daban miedo todas sus leyendas, desde que la gente te avienta, de los que se avientan, de los accidentes, de toda la gente aglomerada, de que te duermas y te tengas que regresar y tal vez te pierdas más, de los robos, etc. Aunque nunca me pasó nada de eso; bueno sólo los aperres, esos son inminentes. Mi disposición por esas caminatas, no es tan no deseada por mi, también hay otras dos razones, una que no me prestan el carro y si me lo prestaban obtenía muchas responsabilidades que no quiero, así que opté por caminar, de hecho, hay raras veces en que lo podría usar y, ya mejor, prefiero caminar, por no tener más responsabilidades respecto al pinche auto y por que un angelito sobre mi hombro derecho me dice: haz ejercicio pinche cabrón huevón; imagínate como me trata el diablito. Y también estoy de acuerdo en que así se conocen muchas cosas, sobre todo para los despistados como yo. Pero tampoco se trata de ser un atleta sino de estar sano en mi caso es necesario para sanidad mental también, yo creo que de todos, pero bueno… yo si te recomendaría que hicieras algo de ejercicio un poco más aeróbico, puedes irte corriendo a los filtros viejos en donde va todo mundo a correr y ya para cuando llegues te regresas en combi.

Ojala y si vayas a Biyorc. Que raro, hacer un viaje para ir a un show, que chingón, cuántas personas harán lo mismo. Por qué nadie habla sobre eso, cuántas historias no habrán por hacer viajes así; es toda una aventura realmente.
Gabriela said…
A caminar se ha dicho. Es bueno para el ánimo y para el ánima también.

Gaby

Popular Posts