Lecturas de mayo

El grado cero de la escritura, Roland Barthes

Hasta mediados del siglo XIX la producción literaria reivindica una Literatura como naturaleza del lenguaje, y que sin embargo no es más que un mito producido por la burguesía. Después de ese momento los escritores adquieren progresivamente conciencia de ese mito y se abocan a la destrucción de esa naturaleza. Ejemplo de ello son las vanguardias. Con Mallarmé se inicia a muerte de la Literatura. Camus logra un grado cero de la escritura.


La Torre Eiffel, Roland Barthes

La Torre como experiencia subjetiva. Como objeto de la visión y lugar en el que un sujeto actúa una mirada. [Necesario revisarlo de nuevo]


Evangelio según San Marcos

Jesús y su predicación. En el capítulo 8: "Por que ¿qué provecho hay en que una persona gane el mundo entero, y que pierda su alma? Pues ¿que dará el hombre a cambio de su alma?" Respuesta preliminar: es imposible dar algo a cambio del alma. El hombre no posee algo que valga más que su propia vida.


El caso del Jesús verdadero, Lee Strobel

Trabajo periodístico documental, recopilación de entrevistas (a especialistas en crítica textual, arqueología, filología, eruditos del hebreo y el griego, etc.) sobre la veracidad de los textos bíblicos como evidencia histórica sobre el personaje conocido como Jesús, sobre la confiabilidad de otras fuentes, el peso de las evidencias documentales que dibujan el perfil del personaje según lo considera el sector religioso y el pensamiento secular. Confrontación del "mito" de Jesús con otros mitos o cultos antiguos, romanos o prerromanos...


Crimen y castigo, Fiodor Dostoievski

Raskolnikov, interesantísima complejidad psicológica. La literatura como campo de ensayo científico. Considerar la elaboración de un análisis sobre la figura del orgullo dentro de una visión nihilista del mundo. Shakespeare y Dostoievski, escritores monumentales: V. Woolf.


Ubik
, Philip K. Dick

La mejor novela de ciencia ficción que he leído en mi vida. ¿Estamos verdaderamente seguros de nuestra condición en el mundo, de lo que es real? Es posible que todos estemos muertos y que todo sean sólo representaciones de nuestro cerebro metido en un frigorífico. La realidad es un proceso químico en el cerebro.


Sputnik, mi amor, Haruki Murakami

La segunda novela que leo de Murakami. Buena... sólo buena. Nada excepcional, o al menos no frente a Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. En el discurso pasan casi desapercibidos algunos gestos de cursilería y la novela no sobrevive ese golpe. El texto es cursi y me siento interpelado a sentir empatía, condicionado a un estímulo que busca en mi una respuesta (un condicionamiento: no sé de dónde viene) de conmoción y ternura. Se prenden las luces de alerta. Novela buena, sólo buena. Nada excepcional. [Pregunta: ¿es a caso que para que una tragedia amorosa conmueva en nuestros días ésta debe ser sobre un amor homosexual? Observar la parodia de la contracultura en James Ellroy]

Comments

Popular Posts